¿Qué es la osteopatía visceral?

¿Sabías que todos los órganos de nuestro cuerpo están conectados unos con otros y están en movimiento?

Cualquier estructura de nuestro organismo necesita tener movimiento para conservarse en buen estado. Ya sean los huesos, los músculos, y también las vísceras. Todos ellos están unidos por el tejido conectivo, que está formado por ligamentos y fascias.

La alteración o mal funcionamiento de alguna de estas estructuras pueden afectar al resto en cuanto no exista este movimiento. Y aquí es donde entra en juego la osteopatía visceral. En el caso de las vísceras, su movilidad depende bastante del diafragma.

Este músculo con forma de paracaídas, influye en la respiración y en el movimiento de las vértebras, la columna y las costillas. Al contraerse empuja las vísceras de nuestro abdomen y ejerce una tracción en los pulmones y el corazón. Si no se contrae y relaja de manera correcta las vísceras ya no se moverán igual. No se producirá el drenaje natural de las mismas, provocando alteraciones y congestión en su funcionamiento.

Por tanto, la osteopatía visceral trata de restablecer el equilibrio de los órganos y el tejido conectivo que los enlaza y sostiene, para así recuperar su movilidad y sus funciones. Todo ello mediante técnicas manuales indoloras y movimientos suaves y precisos.

Dolencias músculo esqueléticas de origen visceral

Pero la osteopatía visceral no sólo se ocupa de movilizar las vísceras y reducir las dolencias en esta zona abdominal o torácica. También es muy efectiva en los dolores referidos o reflejos:
malestar o patologías en otra parte del cuerpo, que pueden tener un origen visceral.

Así, esta terapia manual también es muy eficaz en los siguientes casos:

  • Dolores cervicales: Algunas de estas molestias y hormigueos pueden estar causados por fijaciones de los ligamentos que conectan la parte más alta de los pulmones con las cervicales.
  • Problemas de circulación como las varices en las piernas, pueden deberse a anomalías en el diafragma, impidiendo una buena circulación de retorno.
  • Algunos dolores de espalda y lumbalgias altas son ocasionados por disfunciones en el estómago,en el hígado y tensión en el músculo del diafragma.
  • Dolores en el esternón y en las costillas. Estas dolencias pueden deberse a la falta de movilidad de la fascia que cubre al corazón y el mediastino y, también, a trastornos emocionales.
  • Dolores en las lumbares y en el psoas por escasa movilidad del riñón y del intestino grueso
  • Fuertes cefaleas o migrañas que pueden aparecer si no funciona de manera regular el intestino.

¿Para qué puede ayudarte la terapia visceral?

  • Malas o pesadas digestiones debido a reflujos, hernia de hiato, gastritis, acidez y/o ardor de estómago
  • Colon irritable crónico
  • Adherencias intestinales
  • Dolores en el ombligo o vómitos después de haber hecho la digestión.
  • Descenso del colon o caída del paquete intestinal por debilidad en el abdomen o falta de ejercicio
  • Problemas respiratorios al estar sentado
  • Dolor abdominal al estar de pie
  • Diarreas y estreñimientos frecuentes
  • Problemas de fertilidad
  • Procesos menstruales irregulares
  • Dolores vaginales en las relaciones sexuales o durante el embarazo
  • Hipertensión arterial
  • Lumbago
  • Dolores músculo esqueléticos en la espalda y en las piernas intermitentes
  • Síndrome de Wilkie

Si padeces alguno de estos síntomas necesitas ser tratado con osteopatía visceral.

Sesiones de osteopatía visceral en Madrid

Soy Gustavo Martín y llevo más de 10 años ejerciendo como osteópata en Madrid.
Actualmente trabajo en tres centros de osteopatía para cubrir toda la región madrileña y las provincias aledañas (Toledo, Ávila, Segovia o Guadalajara), y así facilitar el acceso de todos mis pacientes. Aunque también ofrezco osteopatía a domicilio.

Concibo la fascioterapia, la osteopatía y todas sus ramas (estructural, visceral y craneal) de una forma global por que así será más eficaz en la persona en la que se aplica. Y es que nuestra forma de vida y los procesos emocionales también repercuten en nuestro estado físico y en el funcionamiento de nuestros órganos.

Por ello, en mis sesiones de osteopatía visceral en Madrid intento trabajar, en una sola cita, todo tu sistema digestivo, tu aparato músculoesquelético y tu sistema nervioso. Y sólo con técnicas osteopáticas manuales.